MI LUCHA ANTICASTRISTA Y CONTRA EL COMUNISMO

MI LUCHA ANTICASTRISTA Y CONTRA EL COMUNISMO

Mis Comparecencias en Milla (0 radio

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Carta abierta a Barack Obama: No se aproveche de la desgracia de mi nación cubana

San Carlos , Costa Rica.
Señor Barack Hussein Obama, Presidente de los Estados Unidos de América.
Aunque sus más fieles seguidores aseguran que usted lee toda la correspondencia, a estas alturas me es difícil albergar un sentimiento de credibilidad, pero aun así me  dirijo a usted de igual a igual, pues como seres humanos no tenemos nada que nos haga diferente uno del otro.
Su cargo político al frente de la nación más poderosa del mundo, al menos es lo que siempre se nos enseñó,  es quizás lo que realmente haga la diferencia, pero ni mucho, pues creo sinceramente que su cargo y su poder, efímero además, no lo convierte en un súper-hombre o mejor dicho en un súper-humano, ese poder lo pone, solamente en un plano político diferente al mío.
  Solo unos minutos le bastara para entender el sentido de estas letras. Yo, Carlos Jaime Cabrera, cubano de nacimiento, alma, corazón y vida, estoy SUMAMENTE PREOCUPADO por su posición y la de su gobierno con respecto a la causa de la liberación total de nuestra patria.
No comparto, ni puedo compartirla,  la idea de su agenda BILATERAL con los dictadores asesinos que han destruido la patria de todos los cubanos, así como la familia ,la moral y el decoro de tres generaciones  y que, al cabo de más de medio siglo, no me parece respetuoso para con nuestra nación toda, negociar, dialogar y perdonar los asesinatos y abusos de quienes se han adueñado de los destinos de todo un pueblo violando todos los derechos humanos de los que también, como seres humanos que somos, se nos tienen que reconocer y respetar. Su actitud para con nuestra causa, señor presidente, no comulga con el respeto a las víctimas de mi pueblo cubano.
  La libertad plena de una nación esclava y sumida en el oprobio, no se consigue con acercamientos sino con extirpes de raíz de todo ese cáncer que creció  durante más de 50 años. Solo échele un vistazo a la historia de su país y a la del resto del mundo: lucha y no pactos de vergüenza  son los que cambiaron el sentido de las cosas e incluso , garantizaron que fuera el propio EE UU que usted comanda, el fiel reflejo de esa sociedad a la que todos aspiramos.
No creo ni por asomo que sea yo el único, pero igual levanto mi voz para pedirle, en nombre del respeto a todos los muertos que abnegaron el suelo de mi patria buscando un futuro de libertad y derechos humanos , que  no utilice nuestra causa para fines políticos de su partido ni tampoco para dar ese  triste espectáculo de invitar a solo dos opositores que están llenos de dudas y descrédito  mientras dentro de la isla  otros están dando su propia vida en protestas y desobediencia civil y en acciones reales para intentar movilizar a nuestro pueblo. Esta acción que tal vez fue inducida por un grupo de exiliados cubanos que tampoco representan los intereses de la verdadera libertad, tuvo el peor efecto en la comunidad internacional. Divide y vencerás y ese fue el mensaje.
Si  en verdad usted, señor presidente,  está comprometido con nuestra justa causa, hable claro. Exija y obligue a los asesinos Fidel y Raúl Castro  que es hora de dejar el poder y permitan las libertades elementales que nuestro pueblo necesita. Usted lo hizo con tiranos como Muhamar el Kahadafi y en su momento con Bashar Al Asad. Que lo detiene con Castro a solo 90 millas?. Solo así entonces las ansias del libertad del pueblo cubano saldrán a flote como fuerza imbatible y no con arenguitas de pacifistas y blogueros que creen que a un tirano se les aniquila con flores, twitts o mensajes de texto el exterior.
 Soy uno de los millones de cubanos que en la diáspora no abandonan sus ideales de libertad y respeto al derecho humano de la dignidad. Solo soy eso y no un importante personaje del turno político.
Quizás uno de sus colaboradores pueda leerle esta carta, pero lo más probable que ni atención le preste. De todos modos, no importa No hay peor gestión que la que no se hace. Yo, al menos digo lo que pienso sin dobles intereses más que la verdadera libertad de mi pueblo. Y ese es un reclamo de miles como yo que merecemos ser escuchados cuando alzamos la voz para  solicitarle un ápice de respeto y que al menos no se aproveche de la desgracia de mi nación cubana.
Carlos Jaime Cabrera, ciudadano cubano
Desterrado en Costa Rica

0 comentarios:

Publicar un comentario

Titulares Noticiosos

Popular Posts

COLABORA CON ESTE BLOG